Todos, absolutamente todos, los participantes de SIN LÍMITES me inspiran y me ayudan a recolocar (y ampliar) la casa que llevo sobre los hombros. Y lo mismo digo de los que participan como "público", con palabras o sin ellas, en estas mágicas sesiones. Sin embargo, solo una de esas preciosas almas logra que se me salten las lágrimas. Agustín Gutiérrez.

A mí me gusta llamarle compadre, compadrito, no sé, algo cercano. Porque quiero borrar las distancias, los "respetos" (mal entendidos), el hecho de vivir a horas diferentes, bañados por culturas distintas y lograr que sea un amigo de esos que te encuentras por la calle, con los que te tomas un café, con los que te peleas de vez en cuando...

 

¡Qué tipo este! ¡Cuánto amor lleva y transpira! Es imposible no sentir un brillo en los ojos cuando está uno a su lado, y que el pecho se ensancha y el alma quiere salir a dar abrazos.

 

¿Y qué se podría esperar? Si, cuando muchos, la mayoría, se guardan el amor en el fondo del "almario" para que no les "hagan daño", él sale a la vida cada mañana dándolo a manos llenas, como si no hubiera un mañana. Si cuando habla de las mujeres con cáncer, de los niños a los que les cuenta estas cosas del pensamiento, la mente y la consciencia, de su familia más reducida (porque sospecho que la familia de Agustín no entiende de limitaciones de sangre ni de fronteras), lo hace con tanto sentimiento, con tanto humor y amor que se nos forma un nudo en la garganta...

 
 

El otro día mi (así en primera persona de posesivo-orgulloso-singular) compadre nos compartió uno de esos maravillosos ejercicios que hace, de visualización del niño interior. Me encanta. Me encanta que deje volar su creatividad y eche mano de lo que el momento le pide. Porque decir que Agustín "enseña los Principios" me parece una descripción tan simple que ralla en lo grosero. Mi compadre comparte el poder liberador del Amor, y lo hace desde el Amor inmenso que es.

 

Un abrazo, compadrito. Muchísimas gracias, como siempre.

 

P.D. Yo tampoco sé por qué elegí esta imagen de la ranita y la lluvia. ¿Será porque me llueve por dentro cuando oigo a este hombre?

 

Si quieres ver el vídeo de esta maravillosa y transformadora conversación y asistir a nuestras próximas clases/entrevistas, hazte miembro de la escuela SIN LIMITES haciendo clic aquí.

 
 

 
 
 
 

Comment