En este espacio mágico como la vida misma que es SIN LÍMITES, le tocó el turno a la Reina de Corazones (alias Patricia Werner). Durante algo más de una hora jugué una partida con la reina que, para mi asombro y deleite, comenzó haciéndome trampa.

 

Ella había titulado el nombre del juego, Cómo lograr una autoestima sana, pero lo primero que dijo fue: "No sé el cómo". Y explicó que el cómo satisface al intelecto pero no nos sirve para transformarnos.

No necesitamos más información sino transformación.

Y tenía razón. De ahí la cantidad infinita de libros que hay en el mercado dedicados a explicarte las leyes del éxito, las claves de la autoestima, los pasos para el bienestar... y que, al leerlos, te dejan como después de ir a comer a un restaurante chino. Aparentemente lleno, pero con ganas de comerte un filete al cabo de una hora.

 
18921715_10213059564581791_6051772868976131442_n.jpg

 

En lugar de hablar del cómo, el aspecto técnico, la Reina nos transmitió el sentimiento que contiene todos los cómos, toda la sabiduría posible, ese amor, esa esperanza, ese bienestar desde donde las cosas se ven con perspectiva y podemos encontrar nuestro camino de vuelta a casa.

 

 

 

Aunque la realeza siempre ha sido su ser, hubo un tiempo, un tiempo antiguo y muy largo, en el que Patricia no ejerció como reina, ni siquiera infanta. La apartaron de su legítimo puesto sucesos de la infancia demasiado dolorosos para detenerse en ellos, aunque, con el brillo del dolor en sus ojos, Patricia los recorrió por encima para indicarnos que hay Esperanza.

Su sola presencia es un testimonio del paso de la oscuridad a la luz, y de que está al alcance de todos cuando nos dejamos de estorbar a nosotros mismos, cuando dejamos de "intentar cambiar", cuando nos dejamos fluir,A los dos días de esta charla, tuve una revelación tan grande que el mundo se me puso del revés, o, mejor dicho, encajó en su sitio. Y no creo que sea casualidad.

 
 

Escuchar a Patricia, hablándote con el corazón en la mano (de ahí su título nobiliario), escuchar a todas las maravillas que han venido a Sin Límites a compartir su sabiduría, tiene sus riesgos. Te cambia la vida. Poquito a poco o de golpe, eso no tiene ninguna importancia.

A mí me llegó tu amor, Patricia, me conmovió la historia de esa niña que podía haber arrastrado eternamente su dolor (justificado) por esta existencia y decidió transformarse en una mujer espléndida.

 

Muchísimas gracias. Te esperamos, Reina de Corazones.

 

Si quieres ver el vídeo de esta maravillosa y transformadora conversación y asistir a nuestras próximas clases/entrevistas, hazte miembro de la escuela SIN LIMITES haciendo clic aquí.

 
 

 
 
 
 

Comment